En Vivo
 
 

Cultura

El programa <em>World Cinema Fund</em> ofrece apoyos para proyectos cinematográficos latinoamericanos

El programa World Cinema Fund ofrece apoyos para proyectos cinematográficos latinoamericanos

Berlín, 9 de febrero de 2017 (LatAm cinema).- World Cinema Fund, el programa alemán dirigido a apoyar el desarrollo del cine en regiones en las que se considera que la industria audiovisual presenta debilidades, incluyendo América Latina, América Central y el Caribe, recibe postulaciones hasta el próximo 5 de marzo. La iniciativa apoya largometrajes de ficción y documental “que no podrían ser producidas sin fondos extras, películas que destacan por su apuesta estética no convencional, que cuentan historias fuertes y que transmiten una auténtica imagen de sus raíces culturales”, según explican sus promotores en la presentación del programa. Podrán postularse proyectos desarrollados por una productora de los países indicados en las bases y que tengan un presupuesto total que oscile entre 200 mil y 1,4 millones de euros. Los proyectos interesados deberán presentar el guion (proyectos de ficción) o tratamiento (documentales) completo, un dossier con referencias visuales y la información relativa a los acuerdos financieros o contratos de coproducción. También se podrán presentar largometrajes en fase de postproducción. Los largometrajes beneficiados recibirán un estímulo máximo de 80 mil euros para su producción (40 mil en el caso de obras en postproducción). Las bases completas y el formulario de inscripción están disponibles en la página web del fondo. Por su parte, la línea de apoyo a la distribución del fondo alemán está abierta durante todo el año y otorga un máximo de 10 mil euros para la distribución en Alemania de películas de las regiones foco. Los postulantes deberán ser distribuidoras, agentes de ventas y, excepcionalmente, productoras que tengan sede en el país europeo. El World Cinema Fund es una iniciativa de la Fundación Cultural Federal de Alemania y el Festival Internacional de Berlín en cooperación con el Ministerio de Relaciones Exteriores y el apoyo del Goethe-Institut que ha apoyado numerosos proyectos latinoamericanos.
<em>The Florida Project </em>

The Florida Project

Bruselas, 2 de febrero de 2018 (A.H/SIGNIS). Disneyland, ciudad recreada de fantasía, industria que comercializa sueños a nivel mundial: Paraíso de los cuentos de hadas. Pero. Ubicada al lado del infierno. Moonee (Brooklynn Kimberly Prince), de 6 años de edad, vive en las afueras de Disneyworld, en un cuarto de motel junto a su madre (Bria Vinaite) y junto a cientos de personas que, como ella, son los desplazados de un sistema capitalista. Su madre hace lo que puede para sobrevivir, vende perfumes en hoteles para turistas, consume comida industrial porque es más barato que cocinar, vende su cuerpo mientras la niña se esconde en el baño, van a comer a los diferentes resorts sin pagar. A pesar de la situación, son de una simplicidad envidiable porque son capaces de disfrutar de la vida a cien por ciento. No piden más porque no tienen más pero aun teniendo más, las dos se bastarían solas porque se tienen. Disfrutan de cosas simples: ver fuegos artificiales, un desayunar juntas, ver televisión juntas y un tiempo compartido. Moonee forma una banda junto a otros niños con los que construye una verdadera amistad, incomprensible para los adultos; sin embargo, no miden las consecuencias, la gravedad o el peligro: prenden fuego a una casa, juegan sin percatarse de los pedófilos, se desplazan por los alrededores aislados completamente solos. El filme de Sean Baker nos habla de la infancia y la maternidad como algo inseparable y de su entorno, que a pesar de ser adverso, reproduce “un vivir juntos” que las sociedades en países desarrollados están olvidando: Proteger al otro, porque protegerse entre ellos es una reacción de los más débiles. El final de la película es de una sensibilidad increíble y surrealista, un grito que recuerda a Munch. Son de esos finales que por ser tan dramáticos se recurre a la fantasía, y de ahí, su patetismo. Está por demás elogiar las actuaciones Brooklynn Kimberly Prince de una extrema naturalidad, que forma un todo con la dulzura y sensualidad de su madre, Bria Vinaite. Sí pues, ¡Ambas merecen un Oscar! https://www.youtube.com/watch?v=NVtJw389BXM