Tokio, 16 de mayo de 2018 (SIGNIS-Japón). El 42 Premio católico de cine en Japón, organizado por SIGNIS-Japón, entregó su máximo reconocimiento a Blanka del director Kohki Hasei. La ceremonia de entrega de premios se llevó a cabo este fin de semana en Tokio.

Blanka se gana la vida en las calles de Manila cometiendo pequeños hurtos y travesuras. Tiene un sueño: ganar suficiente dinero para “comprarse” una mamá, pero cuando conoce a Peter, ciego, apostador y músico con gran talento, su vida cambia completamente. Ambos deciden unirse para afrontar los problemas cotidianos.

Gracias a Peter, Blanka descubre su propio talento y algo importante: entiende que el amor no se puede comprar.

El Padre Masahide Haresaku, sacerdote consejero de SIGNIS-Japón, advierte que “la película Blanka es hermosa. Uno encuentra en su metraje calles y gente buena, donde, a pesar de retratar barrios deprimidos de la ciudad y niños sin hogar, uno puede comprender porqué todo es, al mismo tiempo, bello... Y es por que el director lo cree así. Las películas son un arte creado por gente que descubre la belleza en su propia mirada."

Puedo sentir que el director tiene perspectivas muy agudas al  presentar un escenario y personas tal cuales son: empatía por Blanka, cariño por Sebastián y respeto por Peter. Cuando entendemos la visión que el director tiene por estos personajes, podremos sentir lo mismo que es la visión que Jesús tiene por estas pobres personas.

"Piensen en la vida de todos los días. A menudo encontramos personas como Blanka, Sebastián y Peter. En ese momento, nos sentimos conmovidos, pero después, desgraciadamente, olvidamos todo. Ese “algo” que sentimos debería salvarnos de la soledad. El director Koki Hasei nos ha sabido mostrar ese “algo” invisible... la inocencia en la sonrisa de Sebastián nos hace comprender lo que la película es. Tal vez las películas son la vía con la cual transmitir la belleza humana."

"El momento en el que Blanka y Peter se convierten en familia es especial porque sus rostros brillan.  Sí, el mundo que Dios ha creado es esencialmente hermoso. Creo firmemente que debemos entregar nuestro máximo reconocimiento al Director Hasei, quien ha elaborado una película tan especial que  mis ojos se llenaron de lágrimas”.