Montevideo, Uruguay; 18 de abril de 2017 (SIGNIS ALC).- Los medios de comunicación son actores claves en la prevención, atención y recuperación frente a situaciones de emergencia o desastre, al convertirse en la única fuente de información para la población afectada.

En este contexto, Guilherme Canela, Consejero de Comunicación e Información para la Oficina de la UNESCO en Montevideo, comparte siete recomendaciones que todo periodista o comunicador debe tener en cuenta al momento de informar sobre situaciones de desastres, emergencias o catástrofes:

1. Tener claro el poder de la comunicación y reconocer la efectividad de la misma. Por ello, si la comunicación es exacta y oportuna, esta puede ayudar a mitigar los efectos de los desastres y, especialmente, salvar vidas. De lo contrario, puede intensificar los defectos y generar problemas mayores.

2. Hacer una autoevaluación. Reconocer si estamos preparados para hacer la cobertura periodística sobre desastres, preguntarnos si tenemos la información necesaria.

3. La gestión de desastres es un tema complejo, por lo cual, es importante identificar a especialistas y a los actores oficiales que intervienen en este proceso para brindar información relevante y comunicar de manera correcta.

4. Es necesario corroborar la información y las fuentes para no difundir rumores, o informaciones falsas. En ese sentido, es necesaria la labor de los voceros involucrados en el proceso de gestión de la crisis para brindar la información correcta.

5. Debido al impacto emocional en los comunicadores y periodistas al cubrir noticias sobre desastres, es aconsejable buscar apoyo y hablar con profesionales u otros colegas para descargar sus emociones.

6. Tener mucho cuidado en mostrar situaciones de dolor y sufrimiento porque es ahí cuando es fácil cruzar la línea roja del comportamiento ético.

7. Finalmente, no olvidar que la comunicación seguirá teniendo un rol importante en la reconstrucción del país, especialmente, para informar sobre cómo evitar futuros desastres y fomentar la atención permanente del tema.